Consejos para una fotografía bien enfocada! + una foto inédita :D

Últimamente me han preguntado sobre el enfoque en mis fotografías. La verdad es que es un tema que siempre me trae de cabeza porque me gusta conseguir el enfoque más perfecto que puedo (siempre contando con el equipo que tengo, que poco a poco se va quedando un poco atrás).

Actualmente trabajo con una Canon EOS 7D y con un objetivo Tamron 18-200 con estabilizador que me compré bastante económico hace poquito. En cuanto a iluminación, trabajo o bien con luz natural o con un foco de luz continua con ventana de 135w (antes tenía dos, pero eso es otra historia ya…)

Hace poco tuve mi última sesión (por ahora) con iluminación artificial, aquí os dejo una foto del making of que hizo Marina López con su móvil mientras grababa con la cámara la sesión. Como veis el esquema de iluminación es bastante simple, pero funcionó correctamente ya que la habitación era estrecha y blanca y por lo tanto la luz se reflejaba bastante bien por todas partes.Captura de pantalla 2016-07-30 a las 17.29.46

¿Por qué os hablo de la luz cuando debería hablar del enfoque? Porque la luz es vital para todo amigos míos. Para el enfoque, también.

Cuando trabajo con modelos, es esencialmente importante, al menos para mí, usar la ráfaga rápida de mi cámara cuando disparo. Muchos fotógrafos aconsejan no hacerlo, porque es llenar inútilmente la tarjeta de la cámara, porque es hacer trabajar a la cámara de una forma extra, pero yo no trabajo con modelos profesionales de poses estudiadas. Trabajo con amigos, familia o modelos amateur y lo que busco en ellos es la naturalidad, espontaneidad y captar cada mínimo gesto que pueda gustarme. Porque sí, es un hecho, las personas se mueven. Gesticulan, ríen, tienen ráfagas de timidez, así que:

TRUCO NÚMERO 1: Si trabajas con modelos sin experiencia profesional o si buscas captar cada instante en cada gesto, usa la ráfaga si no tienes demasiada luz. ¿Por qué? Si cuentas con una buenísima iluminación quizá esto no te haga falta, puedes ir disparando cada vez que quieras, sabiendo que una fotografía no saldrá movida, no tendrá un pequeño halo de distorsión, no pillarás un gesto a medias, dado que podrás disparar a gran velocidad. Pero si, como yo, trabajas a diferentes horas del día o con poco material de iluminación artificial, no tengas miedo y usa la ráfaga!

TRUCO NÚMERO 2: Usa un buen trípode. Es raro dar este consejo porque yo no suelo usarlo. Odio el trípode. No me deja moverme como a mí me gustaría y eso me pone muy nerviosa, así que acabo tirando el trípode por cualquier parte, pero eso me ha enseñado a hacer con mi cuerpo mis propios trípodes. No es ni la mitad de fiable (véase el punto 1), pero me da un apoyo extra y algo de fiabilidad que no tendría disparando a pulso. Ahí arriba podéis ver cómo estaba disparando y la iluminación que tenía, este es el resultado:

Captura de pantalla 2016-07-30 a las 17.27.30

Como veis, el resultado es más que decente. Pero, de nuevo, si no sois unos maniáticos del movimiento como yo, haceros con un buen trípode!

TRUCO NÚMERO 3: Tiempo de exposición. Cuanto más corto, mejor. Para el enfoque es así de sencillo, al menos para mí. Esto nos lleva a otros dilemas ¿Qué hago entonces? ¿Subo la ISO? ¿Añado más iluminación como buenamente pueda? Pues veamos, sí y SÍ. ¿Por qué el primero en minúsculas y el segundo en mayúsculas? Porque dependiendo de la cámara que tengas, subiendo mucho el ISO tendrás mucho ruido en tu imagen. Eso puede limpiarse después en post-producción, pero el resultado va a depender de cuánto ruido hubiera en la imagen y la pericia que cada uno tenga a la hora de quitarlo con programas de edición. Sin embargo, añadir luz de forma artificial siempre te puede ayudar a poder permitirte tiempos de exposición más cortos, el disparo será más rápido y tu enfoque mejorará. Añadir luz también hará que aprendas a utilizar diferentes esquemas de luz para preparar tus fotografías. Puedes encontrar en muchos sitios esquemas de luz ya aconsejados por otros fotógrafos o, si tienes tiempo y creatividad, puedes ir probando poco a poco hasta conseguir tus favoritos.

TRUCO NÚMERO 4: No tengas miedo a meterle mano al enfoque. ¿Es necesario usar siempre el enfoque automático? La respuesta es no. Seguro que a muchos os ha pasado más de una vez (porque a mí me ha pasado) que, al fiarnos del enfoque automático nos hemos encontrado que la cámara ha enfocado donde le ha dado la real gana. La cámara no sabe necesariamente qué queremos nosotros que salga enfocado, al fin y al cabo no es la cámara la que hace las fotos no? Es el fotógrafo. Dependiendo de la maña que tenga cada uno y del tiempo que pueda invertir nos encontramos varias opciones.

  1. Presiona el botón de la cámara hasta la mitad y observa dónde está enfocando antes de ponerte a disparar. Quizá tengas que moverte, cambiar tu ángulo o quitar objetos de la escena (si los hubiera) que distraigan la atención de tu sujeto. No termines de disparar hasta que no veas que la cámara señala como enfocado lo que tú quieres enfocar.
  2. Intenta un enfoque intermedio, mitad automático pero guiado. Dependiendo de qué cámara tengas podrás hacerlo desde una parte del menú o de otra, pero muchas cámaras réflex tienen la opción de que puedas elegir, dentro de toda la zona de la fotografía, en qué área quieres que se centre el enfoque. Dependiendo de los puntos de enfoque de tu cámara tendrás más o menos opciones.
  3. Para los verdaderamente mañosos o expertos, el enfoque manual. Aquí no hay truco del almendruco, aquí está tu vista y tu maña, tendrás que ir enfocando manualmente, con cuidado y despacito hasta que puedas ver lo que tú quieres enfocado nítidamente enfocado, entonces ¡Dispara!

 

Seguramente encontréis consejos muchísimo más profesionales de fotógrafos mucho más profesionales que yo, pero yo siempre os doy mis consejos desde mi experiencia, desde alguien que disfruta de la fotografía y que trabaja de una forma más amateur.

Aquí os dejo algunos otros resultados de la última sesión!

Captura de pantalla 2016-07-30 a las 13.05.05

Por supuesto y si queréis, puedo hacer otra entrada sobre cómo mejorar el enfoque de vuestras fotografías con post-producción! Ya me decís lo que necesitéis!

Espero que os haya sido de ayuda 😀

Ya sabéis que podéis preguntarme lo que queráis desde mi Facebook, mi Ask y seguir mis trabajos en Instagram.

 

El blanco no es simplemente blanco

Hace unas semanas tuve que enfrentarme a un gran reto como fotógrafa ¡El color blanco!

Tuve una triple sesión de unas… 6 horas, con una modelo genial Susan y una magnífica estilista Verónica e hicimos tres cambios de ropa y estilo en un día, todas con el mismo motivo: el color blanco.

Captura de pantalla 2015-04-13 a las 19.36.39

Estos son los tres estilismos que utilizamos ¡Pero sólo es un adelanto de todas las fotografías que voy a subir! (hicimos a montones)

Trabajar con el color blanco es complicado, tenemos que tener en cuenta que no se nos queme ninguna zona de la imagen, hay aparatos para medición de luz en estos casos, pero yo opté por hacerlo “a ojo” intentando tirar las fotos quizá un poco más oscuras de lo correcto, para no llevarme sustos luego a la hora de la post-producción.

Mi intención era darles aires diferentes, con virados de color distintos para diferenciar claramente los tres estilos.

Hada de las flores:

Captura de pantalla 2015-04-28 a las 16.09.40

La intención de esta sesión era una claramente: destacar las flores. Quería un inmenso mar blanco que acunara ese ramo de flores que prendían del vestido. Lo vi claro en cuanto la tuve delante, esas flores deberían destacar por encima de todo, eso y darle a la piel de la modelo un ligero color melocotón que la rescatase del fondo. Prueba conseguida 🙂

El vestido era un vestido de novia que Verónica adecuó a la sesión, un trabajo maravilloso! Contad con ella siempre que podáis, es excelente en lo que hace.

Hermes

Captura de pantalla 2015-04-28 a las 16.14.36

Tanto Susan como Verónica imaginaban este personaje como una bailarina con piel de nácar. Yo pensé automáticamente en el mensajero de los dioses, tan etéreo y con ese tocado de plumas así que… hicimos la mezcla y quedó genial 🙂

Este sí, fue el blanco más puro que pude conseguir, sin que se perdieran los matices, brillos y curvas de la tele y sin que perdiera protagonismo la modelo.

La reina de las nieves 

Captura de pantalla 2015-04-28 a las 16.18.07

Esta fue la idea primigenia desde la que surgieron todas las demás. Yo siempre vi a Susan como una reina de las nieves LA REINA DE LAS NIEVES.

Aquí lo vi claro, clarísimo, el virado en azul y los copos de nieve eran totalmente necesarios!

Todo el traje aquí fue hecho a mano y a medida por Susan y Verónica, montando pequeños copos de nieve y perlas sobre una base que iría pegada al cuerpo, una absoluta pieza única, increíble.

La corona también fue hecha a mano por la estilista, como lo fueron los tocados de los cambios anteriores y el maquillaje con perlas, que pronto os subiré en detalle, también fue absolutamente increíble!!

En una de mis entradas anteriores ya os hablé de los virados de color, espero que aun os acordéis!! Si no, aquí os la dejo. Aunque la hice sobre blanco y negro, es aplicable a cualquier tipo de foto!

Espero que os haya gustado y pronto más cositas! 😀

¿Por qué es importante aprender a iluminar ojos con lentillas?

Muchos me habéis preguntado mil veces sobre cómo edito los ojos, sobre cómo trabajo con ellos para que queden bonitos y nítidos. Además del trabajo con el photoshop, que en mis fotografías es de vital importancia, lo más importante es tener una buena imagen base, con mucho enfoque, mucho detalle que nos permite trabajar después. Esto está muy bien con los ojos naturales pero… ¿Qué hacemos con las lentillas?
Cada día es más frecuente encontrar modelos que llevan lentillas, tanto lentillas normales como lentillas de fantasía, circle lenses o incluso sclera lenses (que llevan el ojo totalmente cubierto)

Estos ojos si los iluminamos con muchísima nitidez, al llevar lentillas, nos van a quedar muy artificiales así que con ellos tenemos que llevar un trabajo extra.

La nitidez es importante, sí, pero hay que recordar que no todas las lentillas se fusionan igual de bien con el ojo y que muchas son muy artificiales, otras, sin embargo, son más naturales. Si trabajamos con modelos que llevan lentillas y no estamos muy acostumbrados a trabajar con ellas, sería interesante pedirles que se pusieran las más naturales que tuvieran.

Captura de pantalla 2015-04-03 a las 18.55.55

Aquí podéis ver la diferencia del ojo sin nada y el ojo con la lentilla. En este caso son unas lentillas de Uniqso y me pedí unas que se fusionaran bien con el ojo, que le dieran forma y lo agrandaran, pero que no tuvieran definido el aro de la pupila ¿Por qué? Es más difícil trabajar en retrato con esos contornos tan nítidos. Si os encontráis con lentillas que tengan los contornos muy nítidos, quizá lo más fácil para retocar sea agrandar la pupila hasta el contorno de la lentilla, para que no se vea la diferencia tan radical con el iris de la modelo.

Si trabajáis el autorretrato, sería importante que tuvierais en cuenta el contorno de la pupila, lo grandes que son vuestros ojos, el color de los mismos y el acabado final que queréis antes de adquirir unas.

Si la iluminación es artificial o trabajáis con flash, es posible que la pupila también se contraiga mucho y os encontréis con el mismo problema, sin embargo al trabajar con luz natural, y el balance de blancos ajustado a vuestro tono de ojos (verdes y marrones un balance de blancos más cálido y ojos azules uno un poco más frío) podéis conseguir una fusión más suave.

Captura de pantalla 2015-04-03 a las 18.45.01

En la imagen de la izquierda usé mi foco de luz continua de 135w y en el de la derecha la luz de la ventana. Como veis se nota mucho más la diferencia con mi propio ojo en la fotografía tomada con el foco que en la que usa luz natural.

Recordad que, aunque parecen pequeños detalles, en los primeros planos tenéis que trabajar bien con esto para que los ojos queden lo más naturales posibles. Si no tenéis aun mucho rodaje con este tipo de retoque, siempre podéis tirar en planos más amplios donde los ojos no tengan tanto protagonismo ni tanto detalle y así ir avanzando poco a poco.

Espero que os haya resultado útil!!!

😀

Iluminación “de andar por casa”

Los que ya me conocéis sabéis que no soy nada fan de los flashes o de la luz artificial (el sol es mi pastor… nada me falta), pero bien es sabido que en las largas épocas invernales algo hay que hacer si queremos seguir haciendo fotos a pesar de las limitaciones de tiempo en cuanto a horas de luz, así que, para los que no tengáis un dineral que gastaros en flashes, ventanas, reflectores y demás, os voy a dar algunos trucos para usar las luces que tengáis en vuestra casa o que sean asequibles para poder seguir trabajando con ellas.

El flexo

Un flexo es algo que todos tenemos en casa, por lo general suelen dar luz muy cálida y dura, lo que nos dará una luz focalizada que cree sombras oscuras y contrastes altos, podemos hacer algún difusor casero para evitarnos esto o sacarle partido:

Imagen

Imagen

Estos son dos ejemplos de sombra oscura y luz dura que puede darnos un flexo. A veces las sombras no son deseadas, pero en estos casos le aportan a la imagen un extra de fuerza y dramatismo, así que viendo los resultados, podréis usar un flexo si buscáis una situación lumínica parecida.

Las bombillas clásicas 

Todos tenemos lámparas en casa, lámparas de techo, lámparas de pie… cuya iluminación generalmente es amarilla o anaranjada, o puede que algo más blanca si la bombilla es de bajo consumo, pero todas suelen ser cálidas, podemos contrarrestar esto desde nuestra cámara con un balance de blancos en modo tungsteno (que suele tener el símbolo de una bombillita) o, si tiramos en RAW podemos modificarlo luego desde programas de post-producción.

Según el tipo de lámpara que tengamos, nos dará una luz más difusa o nos dará una  luz más focalizada, debemos conocer las luces que tenemos en nuestra casa y el efecto que tienen sobre las superficies y las sombras que crean, una vez hecho esto, podemos experimentar con ellas:

Imagen

Imagen

Aquí os dejo dos ejemplos de las luces que tengo en mi casa, la primera más difusa (ya que es de bola de papel) y la segunda más focalizada. Cada una teniendo su encanto.

Luces de navidad

Aquí llegamos a unas de las luces que más me gustan a la hora de trabajar el retrato artístico en el propio hogar, hay muchos tipos de luces de navidad, blancas, de color, con formas, aleatorias, intermitentes… a gusto del consumidor! Hay muchas maneras de usarlas para obtener distintas funciones de ellas.

Podemos usarlas como panel iluminador de forma que nos den una amplia y difusa fuente de luz:

Imagen

Estas imágenes están tomada en raw, sin ningún tipo de retoque, la diferencia abismal entre ellas en cuanto a a la iluminación y al matiz cálido de la foto, reside en que en la pared tengo colgadas las luces de navidad de forma que creen una fuente de luz amplia y difusa, como se puede ver, a penas se crean sombras en el rostro ni grandes contrastes, pero la diferencia de la atmósfera es notable y es un buen punto de partida para el retoque posterior.

Aunque sin duda lo mejor de estas luces es que se puede ser muy creativo con ellas!

Imagen

Imagen

Imagen

Estos son sólo algunos ejemplos de lo que se puede conseguir, deja volar tu imaginación 🙂

Luces independientes

Es probable que estas luces os suenen menos, yo las vi en Ikea hace un tiempo y decidí comprarme varias cajitas, no son muy caras, no recuerdo si 3 luces costaban unos 4 euros más o menos y siempre están bien, no sólo para la fotografía, sino como luces auxiliares en casa, dan una luz parecida a la que daría una vela pequeña, pero a cambio, son eléctricas. Son pequeñas y manejables, dan pequeños puntos de luz led que nos pueden resultar muy útiles a la hora de componer fotografías creativas. Algunas veces incluso, las uso dentro de farolillos para darle un toque más vintage a la foto.

Imagen

Imagen

Imagen

Velas 

Y como siempre, un clásico, no podemos olvidarnos del uso de las velas, a veces, nos pueden dar la iluminación por sí solas sin son muy grandes o si tenemos muchas, en otras ocasiones, quizá debamos tener una luz clásica de casa para darnos la iluminación general y que las velas estén creando ambiente, en cualquier caso, la luz de una vela, aunque sea simplemente para ambientar, siempre crea algo especial (eso sí, hay que tener cuidado, no sólo por el hecho de mantener las velas lejos de telas, cortinas y al tratar con fuego de no hacernos daño, sino también de la cera que pueden desprender y que luego es muy engorroso de limpiar)

Algunos ejemplos!

Imagen

Imagen

Espero que este post os sirva de utilidad y de inspiración a la hora de trabajar dentro de vuestra propia casa, que nunca se os olvide que podemos tener mil accesorios al alcance de la mano para trabajar con la fotografía! 😉